Terapias combinadas, la nueva tendencia en estética

dr_arm

Rejuvenecimiento total: ése es el objetivo de las terapias combinadas que están comenzando a dominar el campo de la medicina estética, que se basan en un concepto esencial: comprender que cada una de las distintas técnicas de rejuvenecimiento facial tiene sus indicaciones, pero también sus limitaciones.

Cómo combinarlas, qué se puede obtener y qué no, tales algunos de los interrogantes que respondió a La Nacion el doctor Arturo Ramírez Montañana, experto mexicano en cirugía plástica, integrante de la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica, que recientemente visitó la Argentina para participar de un encuentro científico organizado por la farmacéutica Allergan.

-¿Cómo surge el concepto de terapias integradas?

-El origen de la idea surge a partir de que hemos entendido poco a poco el proceso de envejecimiento. Este no es un proceso cutáneo, un proceso en la superficie, sino que es un evento que sucede en múltiples capas a través del tiempo. Ocurre en los músculos o en la grasa fácil; nos sucede en el hueso o en la piel. Por lo tanto, un tratamiento que mejore la calidad de la piel no tendrá prácticamente efecto en las capas profundas, y viceversa.

Por eso, el concepto de rejuvenecimiento total o approach total para lograr un rejuvenecimeinto global debe incluir el tratamiento de las capas superficiales de la piel, pero también de las capas profundas.

De ahí surge una regla, que ahora se está volviendo muy popular, que es la regla de las erres. En donde tienes relax, que busca relajar los músculos faciales, resurfacing, que es recambiar la superficie utilizando, por ejemplo, un láser o un peeling; refilling, que es rellenar las áreas que están deprimidas; reposition, que es reacomodar las estructuras que están caídas. Es así como podemos lograr un rejuvenecimiento total de la cara.

-¿Cuáles son los distintos procesos que afectan la piel, el músculo, el hueso, durante el envejecimiento?

-En la piel surgen dos eventos primordiales: el daño solar acumulado con el tiempo, y la atrofia de la piel. La atrofia de la piel es manifestada por una elasticidad excesiva; se pierden las estructuras de soporte y predominan con el tiempo las estructuras elásticas.

Un cambio tanto por el daño solar cuanto por la exageración de fibras de elasticidad de la piel hace que sea una piel mucho más floja, mucho más suave y mucho más con tendencia a caerse por la poca estructura que contiene. En las capas más profundas, en lo que son las capas de grasa y capas musculares, lo que sucede a través del tiempo es que se caen directamente.

Respecto del hueso, éste, con los años, se va haciendo cada vez más pequeño. Llega un momento en que las estructuras blandas que cubren estos tejidos quedan sobradas para cubrir estos huesos. Entonces, tenemos huesos pequeños, tejidos caídos y demasiado elásticos. Y esa combinación es lo que hace que la cara vaya envejeciendo.

-¿Cuáles son las diferentes combinaciones de técnicas que dan resultado, usadas en conjunto?

-Como te decía, si vamos a atacar la capa superficial, que es la piel específicamente, la piel envejece provocando arrugas y manchas, en general. Hoy por hoy, los mejores tratamientos son quitar las capas superficiales de piel y dejar las capas profundas.

Entre las formas más clásicas de quitar estas capas superficiales, figuran los peelings (pelar la capa superficial de la piel), y los resurfacings con láser de cualquier tipo; no importa tanto el método que utilicemos, siempre y cuando se logre el objetivo, que es retirar las capas más superficiales de piel.

Cuanto más profundo el daño que generemos durante el procedimiento, más capas estaremos atacando, mejores resultados tendremos, pero con posoperatorios más largos a la vez. Se los hace justo en forma secuencial.

Hoy, las combinaciones más utilizadas consisten en poner un poco de toxina botulínica; por ejemplo, en la parte alta de la cara, esto es, en la pata de gallo, entrecejo y parte central de la frente, y utilizar rellenos en la parte baja de la cara. Esto es, los surcos que están entre la nariz y el labio; incluso rellenar un poquitito el labio. Como no son áreas que están atacando al mismo tiempo, son combinaciones perfectamente aceptadas.

-¿Cómo se los planifica?

-Hay diferentes tendencias. Algunas personas prefieren hacerlos al mismo tiempo. Esto es combinar cirugía, combinar rellenos y combinar peelings al mismo tiempo. Algunas personas son más conservadoras, y se toca también allí el bolsillo del paciente, económicamente hablando: hay algunos pacientes que prefieren hacerlo en forma secuencial.

Las dos formas tienen pros y contras. Hacer un tratamiento global, en un solo tiempo quirúrgico, conlleva menor gasto al final del camino, un menor tiempo de recuperación que si sumaras haciéndolo en diferentes estadios. Y te da un cambio mucho más espectacular en cuanto a los resultados.

Haciéndolo en forma secuencial, te llevará más tiempo; evidentemente, serán más bien pequeñas intervenciones o pequeños tratamientos, pero al final del camino, si sumas esos tres o cuatro estadios, tendrás que pagar más dinero, más tiempo de recuperación, y nunca verás un cambio verdaderamente sorprendente.

Lo que podría verse como una ventaja, porque muchas personas son precisamente lo que buscan: no generar un cambio tan sorprendente. Siempre hay ventajas y desventajas en la forma en que lo quieras ver.

Hoy por hoy, a nadie le gusta ver caras grotescamente tratadas, grotescamente rellenas. Antes, por ejemplo, si querías arreglar frente y parte baja de la cara con puro relleno, te daba un resultado bastante grotesco. Ahora, con una combinación de un poco de relleno en la parte baja, y un poco de toxina botulínica en la parte alta da mucho mejor resultado que si sólo tuvieras una herramienta que ofrecer.

-Desde un punto de vista médico, ¿hay alguna contraindicación para combinar distintos tratamientos en una sola sesión?

-Sí, sí, la hay; en lo personal, si voy a producir un peeling en un área de la frente, no me gustaría sobre esa área quemada o sobre esa área tratada, aplicar toxina botulínica al mismo tiempo, o aplicar otro tipo de inyectables. Porque el puro proceso de inflamación que voy a generar con el peeling me puede destruir parte de la toxina botulínica o mover un poco los rellenos que puse.

-¿La combinación de estos tratamientos dejó de lado el lifting?

-No, definitivamente no. Si recordamos lo que mencioné hace un momento, de las reglas de las erres, la toxina botulínica tiene una acción en todas aquellas líneas de expresión que son causadas por movimientos de los músculos. Esto es, cuando uno sonríe, la típica pata de gallo, cuando uno frunce el entrecejo, las típicas arrugas que se dan en la porción central entre las dos cejas. Ese tipo de condiciones no son tratadas con cirugía en general.

La cirugía tiene como objetivo principal levantar las estructuras que fueron caídas, y eso no lo logra la toxina botulínica ni los rellenos. Y por eso, cuando podemos combinar toxina botulínica con rellenos vamos a lograr una mejoría en la áreas que nos falte tejido con los rellenos, y en las líneas de expresión, con la toxina botulínica. Pero esa combinación no levanta las estructuras cuando ya están caídas.

Cuando tienes un paciente con líneas, lo puedes tratar con Botox; cuando tienes un paciente con pérdida de tejido en los surcos, lo puedes tratar con relleno, pero cuando tienes un paciente con las estructuras ya caídas, tienes que recurrir a una cirugía.

Lo que sí ha pasado es que cada una de estas herramientas ha tomado su lugar. Ninguna es sustituto de otra. Hoy por hoy, hemos entendido las limitaciones que cada uno de los tratamientos tiene y podemos utilizarlos dentro de lo que verdaderamente te pueden mejorar.

Sebastián A. Ríos

Visto en : La Nación