Otoplastia / Orejas

La otoplastia o cirugía de las orejas es una técnica quirúrgica que permite embellecer las orejas de manera permanente en personas con orejas prominentes y despejadas o bien para reducir el tamaño de los pabellones auditivos. Este tipo de intervención, que se realiza en un gran número de casos en niños de entre 8 y 14 años, se practica de manera ambulatoria y suele durar alrededor de una hora. Aunque en adultos se practica sólo con anestesia local, en niños se prefiere combinarla con una sedación para que éstos estén más relajados.

La recuperación es rápida y raramente aparece alguna molestia. Es por ello que la reincorporación a la vida cotidiana y laboral se puede producir en un par o tres de días. El paciente debe llevar un vendaje que le será retirado al cabo de 24 o 48 horas siguientes a la intervención. Pueden aparecer algunos hematomas en la oreja o alrededor, pero éstos se disolverán en unos 4 días de manera natural o mediante algún tratamiento tópico.

El resultado estético puede observarse casi de manera inmediata, aunque con los días se verá mucho mejor en el caso que apareciera algún hematoma. La cicatriz, que queda estratégicamente escondida detrás de la oreja, se vuelve inapreciable en el transcurso de unos meses.