Tratamiento Sudoración

Un 3% de la población sufre hiperhidrosis, es decir exceso de sudoración. Para buena parte de las personas que la sufren esta situación no sólo resulta incómoda, sino que también les puede llevar a situaciones muy desagradables que coartan su vida social, laboral y sexual. El problema de la hiperhidrosis afecta especialmente a las manos, las axilas y los pies.

La toxina botulínica de tipo A, popularmente conocida como bótox, puede ser una buena solución, pues provoca la relajación de las glándulas sudoríparas, disminuyendo así la segregación de líquido en la zona tratada. Consiste en unas microinyecciones que se aplican con unas agujas muy finas y cortas.

El tratamiento es sencillo y rápido, y en el caso del tratamiento del sudor en las axilas no requiere ningún tipo de anestesia.

Este tratamiento no afecta a la capacidad de nuestro organismo para enfriarse ni obstruye el orificio de salida del sudor, por lo que no supone riesgo de infecciones.